yo lo deseo, tu me copias.

Notas de silla de tatuar.

Hoy es uno de esos días que no queremos vivir los tatuadores, las obligaciones no dan espera, y el trabajo que no llega, para completar una cita que incumple, algunos pensamos que la esperanza es lo ultimo que se pierde y por eso porfiamos hasta que el reloj marque la hora del cierre. ya eran casi las 6:00 pm y no pasaba nada, el día se hacia eterno, cuando al estudio llego una mujer, de aproximadamente 30 años, vestida de sastre azul oscuro y portaba un bolso gigante, del que saco una hoja de papel en donde estaba dibujado un delfín, media aproximadamente 8 cm, ella pregunto cuanto puede valer este tatuaje, a lo que conteste, en color y de ese tamaño te cuesta ochenta mil pesos, ella me respondió: -“esta bien, hágamelo”-, yo no lo podía creerlo, se salvo el día, como si fuera flash en cuestión de segundos tenía todo listo y empece a trabajar, serían casi las 7:30 de la noche, ya casi terminaba el trabajo, cuando escuche una voz de mujer, que decía: -“buenas noches, quien me puede colaborar para un tatuaje,”-yo le conteste, -“permíteme un momento ya te colaboramos”- mi padre se encontraba tomando el ultimo tinto del día, de un momento a otro, él llego, y como si la conociera de toda la vida la fue saludando, se pusieron a buscar diseños en el catálogo SPAULDING, nuestra BIBLIA en esos tiempos, pasaban los minutos y nada le llamaba la atención, -“¿puedo ver lo que están haciendo?” pregunto, -“si claro, sigue”- él respondió; entro a la cabina, saludo a la clienta y dijo:-“te esta quedando muy lindo, yo busco algo así”- salió y siguió viendo los catálogos, cuando termine el tatuaje y la clienta se marcho, la chica que esperaba en la sala dijo –“yo quiero ese mismo tatuaje, me pueden hacer?”- él cucho como llamábamos a mi papa, respondió –“tenemos muchos diseños de tatuajes, veamos otro para no repetir”- ella no quiso ceder y nosotros tuvimos que repetir. Pasaron casi dos meses y en el estudio estaba de nuevo la señora desastre azul, ahora se quería realizar un tatuaje en el seno, era un tribal con una flor, acordamos el precio y lo hicimos a la menor brevedad. Ya habían pasado casi seis meses , ahora en el estudio estaba la chica que se copio del delfín, nos contó que trabajaba cerca y pregunto por la señora que tenía su mismo tatuaje, nosotros respondimos, ella se realizó otro tatuaje. “-¡si!, cual?, yo lo quiero ver”- ella pregunto -“ no se si lo podamos encontrar”- -“ busquémoslo por favor, tengo mucha curiosidad”-el cucho tenía la paciencia para paladear estos casos y se puso a buscar y lo encontró, lo más increíble de todo es que ahora ella se lo quería hacer, nos parecía muy extraño el comportamiento de esta muchacha pero al final lo hicimos

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Nota de silla de tatuar. Por fin sábado, el día que esperamos todos los tatuadores, y como la gran mayoría de los sábados, el estudio estaba a reventar; yo y mis cinco compañeros estábamos de trabajo

Notas de silla de tatuar Un día más en la tienda de tatuajes; de esos días largos y monótonos, con poco trabajo-pensaba que me iría en blanco- cuando a la tienda llegaron dos personajes -"¿Buenas noch

notas de silla de tatuar No todas las historias en un estudio de tattoo son graciosa. recuerdo el día en que llego una señora, y pregunto por un tatuaje: -"pequeño, tierno y sensual"-. Luego de escog

logo 2.png
Dirección
AV Calle 19 # 4-20 2° piso
Contacto

Tel: 3424415

WhatsApp: 3183350195

fabianfr@hotmail.com

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram

Síguenos